El motor de un barco y su mantenimiento

El motor de un barco es la parte más costosa de toda embarcación. No solamente dado el precio inicial del mismo, sino además por que lleva el mayor grado de inversión de mantenimiento durante todo su periodo de utilización. A la par de ello se trata de un rasgo positivo ya que mediante la aplicación de técnicas de tratamiento el tiempo de vida útil del mismo podrá prolongarse siempre de una manera muy eficiente.

Por otro lado los especialistas designan una total veintena de puntos de interés que los especialistas recomiendan tener en alta consideración durante los procesos de mantenimiento. En este artículo se ofrece un resumen pormenorizado de todos ellos.

Aspectos técnicos y esenciales a la hora del mantenimiento del motor de un barco.

En primer lugar, el cuadro de mando es el vehículo de comunicación más directo que el motor de toda embarcación pueda tener con su propietario. Este es el motivo por el que los indicadores de mando juegan un papel esencial en el proceso. Se recomienda que la luminosidad de los mismos corresponda a un nivel que favorezca su perceptibilidad.

Otro factor elemental dentro del proceso es el uso del anticongelante, raíz de múltiples problemas asociados con el recalentamiento. Múltiples fabricantes recomiendas que este compuesto deba ser mezclado con agua para evitar problemas en el sistema térmico del motor. Todo esto es debido a su temperatura de ebullición supera notablemente a la del componente hídrico natural.

Apuntes Finales: Otros importantes criterios técnicos existentes a la hora de gestionar el sistema propulsor de una embarcación.

Los servicios de mantenimiento de embarcaciones insisten además en la colocación correcta del sistema de filtros. Los mismos juegan un importante papel en la forma con como el navío es capaz de aprovecharse del rendimiento de su sistema de aceite. En lo que se refiere a los aspectos como la medida, los motores diesel y de gasolina comparten ambos una importante similitud. El primero de ellos debe tener un grosor de 30 micras, el segundo por su parte debe tener unas 2.

El motor de un barco también puede enviar señales propias del desgaste o del efecto del tiempo. Una de ellas es la vibración proveniente de la hélice no calibrada. Un truco de mantenimiento que funciona de manera regular es enjuagar el motor con agua dulce, esto permite retirar cualquier desecho que  se haya podido acumular durante el proceso de transporte.

Imagen cortesía de Carlos (cosasdebarcos.com). Todos los derechos reservados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *